Sin categoría

A dos años del crimen ocurrido en el Ja´umina Fest y aún no se hace justicia

Este martes se cumplen dos años del atentado en el festival Ja’umina Fest en el que fallecieron el presunto narcotraficante Marcos Rojas Mora y la influencer Cristina Vita Aranda que fue víctima colateral. El presunto autor intelectual del crimen y otros implicados están detenidos, pero no condenados.

El grupo musical mexicano Binomio de Oro acababa de realizar su presentación ante miles de personas en el anfiteatro José Asunción Flores de San Bernardino, cuando el terror se apoderó de los asistentes al escucharse los estruendos de varios tiros de pistola.

El tiroteo se produjo en la zona de los baños y fueron dirigidos a Marcos Rojas Mora, presunto narcotraficante, pero las balas también alcanzaron a la influencer Cristina Vita Aranda. Ambos murieron tras el atentado que tiñó de sangre el evento llamado Ja’umina Fest.

Tras efectuar los disparos, el sicario se habría dado a la fuga, saltando la muralla hacia una zona boscosa, según relataron varios testigos del lugar. Hasta el momento, el hombre sigue con paradero desconocido.

Además resultaron heridos José Luis Bogado Quevedo, Marcelo Eladio Monteggia Díaz, Xoana Barrientos, Jorge Benítez y Sady Aline Bonzi.

En febrero de 2022, días después del crimen, fueron detenidos Alcides Dejesús Villasboa Peralta alias Ropero y Junior Michael Peralta, que están a la espera de juicio oral por este caso.

Alias Ropero es considerado autor intelectual del crimen y, según la investigación, habría ordenado la muerte de Marcos Rojas Mora, por un ajuste de cuentas ligado al narcotráfico. El hombre está acusado por homicidio doloso y asociación criminal.

Alcides Peralta Villasboa.png
Alcides Dejesús Villasboa Peralta alias Ropero fue detenido el 6 de febrero de 2022, días después del atentado. Se presume que es el autor moral.

Tanto Ropero como Rojas Mora formaban parte de las filas del Primer Comando de la Capital (PCC), refieren fuentes investigativas.

Por su parte, Junior Peralta, un personal policial, de acuerdo con las pesquisas, habría trasladado al sicario hasta el anfiteatro y se encargó de vigilar a la víctima. El uniformado, aparentemente, brindaba apoyo logístico a los miembros de esta estructura criminal, estando dentro de las filas policiales.

El 21 de marzo del año pasado la causa fue elevada a juicio oral por parte de la jueza Blanca Báez del Juzgado Penal de Garantías de Cordillera.

Sin embargo, en el mes de mayo la causa fue entregada al Juzgado de Crimen Organizados de la capital.

Causas paralelas

El atentado derivó en varias otras pesquisas, por lo que se abrieron otras causas para indagar a las personas que acompañaban a Marcos Rojas, que fueron investigadas por tráfico de armas y tráfico de drogas.

El análisis del teléfono celular del fallecido reveló la información de que el mismo formaba parte de una red de tráfico de drogas y armas que eran traídas para la venta en Asunción desde la ciudad de Pedro Juan Caballero, Departamento de Amambay.

Jeis Leonardo Urquhart.png
El político colorado Jeis Leonardo Urquhart fue detenido en el marco de las investigaciones paralelas por el caso Ja’umina Fest.

Por este caso fueron detenidos el político colorado Jeis Leonardo Urquhart De Lacerda, Victorino Gómez Paredes, Milciades Pedra Gómez alias Oso Riquillo, Anastasio Mareco Quiroga, Elio Balvino Ovelar Espinoza, Alcides Dejesús Villasboa Peralta, Wilson Villasboa Peralta y Osvaldo Gómez Paredes.

Jeis Leonardo alias Yakaré 44 es considerado apoyo logístico del PCC y estuvo fuertemente vinculado a la política como dirigente de una seccional colorada en Asunción, que le permitió compartir de cerca con los ex presidentes Horacio Cartes y Mario Abdo Benítez.

Se presume que estas personas estarían implicadas en la provisión de armas que eran adquiridas en el mercado negro.

El móvil del crimen

Según la Fiscalía, Marcos Rojas habría entregado 18 kilos de cocaína peruana por valor de USD 3.600 el kilo a fines de noviembre del año pasado a Alcides Villasboa, quien debía abonárselo en un plazo de 20 días.

Sin embargo, como transcurría el tiempo y el hombre no le pagaba lo adeudado y luego de insistentes reclamos, Marcos Rojas habría recurrido a Elio Balvino Ovelar, alias Titán, y Nelson Rotela Leguizamón, alias Catatau, miembros del cuadro de disciplina del PCC, quienes habrían dado plazo para interceder por el cumplimiento de la deuda.

Esta situación habría molestado de sobremanera a Alcides Villasboa, y por dicha razón, habría ordenado su muerte.

Fuente: UH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *