Bautismo de Bichos: Imputan a presuntos agresores

(CAAPAZÁ) El agente fiscal Marcelo Ramírez de la Unidad Penal N° 2  imputó a Karla Analisse Villalba Romero, Ángel Dionicio Peralta, María Alejandra Arzamendia López y Johana Ailen Almirón Duarte, por incurrir en supuestos hechos punibles de Lesión Grave y Coacción Grave, por los actos de violencia física en contra de alumnos ingresantes de la carrera de Veterinaria de la citada ciudad.

El representante del Ministerio Público tomó intervención en el caso del “Bautismo de Bichos” (como denominan los estudiantes al recibimiento que organizan alumnos de cursos superiores de la carrera, a los ingresantes a la institución) por el sistema de asignación de causas (de forma aleatoria), puesto que no estaba de turno e inicialmente el parte policial habría ingresado como Lesión el 30 de mayo de 2019, en sede de la Oficina de Denuncias Penales de la Fiscalía.

El hecho ocurrió el 29 de mayo de 2019, en horas de la tarde, en la Compañía “20 de Julio” del distrito de Caazapá, donde se halla ubicada la sede de la Facultad Nacional. Fueron víctimas de la agresión D. P. C. G. y F. J. L. J. Según informe policial, la causa ingresó como: “contra personas innominadas”.

La información inicial obtenida fue que dicho evento estuvo organizado por alumnos del segundo curso y los supuestos responsables individualizados posteriormente, quienes tuvieron activa participación en los hechos de coacción y maltrato físico hacia las víctimas.

Según consta en la carpeta fiscal, los presuntos agresores e imputados habrían tomado por asalto el aula del primer curso a las 15:00 hs, trasladaron a la fuerza a las víctimas y demás compañeros con una soga por el cuerpo, y los llevaron de esa forma fuera de la institución.

Allí los subieron y transportaron en un camión de tipo transganado hasta la Compañía Solalinde; lugar donde estaba preparado el “festejo”. Antes de llegar al camión, los sindicados empezaron a cortar los cabellos de los afectados con tijeras y máquinas de afeitar, propinándoles golpes de puño, en todo momento.

En el camión les seguían cortando el cabello y parte de sus ropas, continuaban los golpes y agresiones físicas. También dieron de beber un líquido a las víctimas con un embudo hasta llegar a la Compañía Solalinde, del distrito de Maciel, Departamento de Caazapá.

Al costado de la ruta en el lugar citado, los agresores tenían grandes fosas abiertas llenas de aceite negro, bostas de animales, entre otros desperdicios, que serían parte de un circuito preparado, por el cual debían pasar los alumnos para ser bautizados.

Asimismo, se realizó un cordón humano por el que debían de transitar obligatoriamente, a fin de recibir todo tipo de golpes y agresiones, para luego ir pasando a las otras pruebas preparadas. Las dos víctimas mencionadas tuvieron que ser trasladadas de forma inmediata hasta el Hospital Regional de Caazapá para su atención médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *