Cansado de la música de su vecino, un hombre desarrolla aparato «anti-reggeton»

El artefacto fue entrenado con inteligencia artificial y es capaz de distinguir canciones de este ritmo caribeño. Lamentablemente, no es un producto comercial, sino un experimento personal de un inventor argentino.

Roni Bandini, informático y conocido por inventar curiosas y originales máquinas, creó un dispositivo con inteligencia artificial que detecta reggaetón de un parlante y lo ataca con interferencias vía Bluetooth.

Según él mismo explicó en su cuenta de Medium, el artefacto fue entrenado con aprendizaje automático y está inspirado en el TV-B-Gone, un control remoto universal que sirve para controlar televisores en bares y restaurantes.

“El reconocimiento de la música se hace con IA, especialmente Machine learning”. Roni, quien se define como Contracultural maker, explicó el entrenamiento y funcionamiento del dispositivo en su blog en Medium: “Descargué canciones representativas del estilo, las pasé a mono, bajé la resolución a16khz, hice un split de 4 segundos, usé un bloque de procesamiento MFE y un algoritmo de clasificación. Finalmente, exporté el modelo entrenado con extensión .eim para Linux bajo procesador ARM”.

El objetivo del invento llamado Reggaeton Be Gone fue atacar un parlante de su vecino que escuchaba canciones del ritmo caribeño durante las mañanas. Y aunque, pared de por medio, el aparato no llegó a desconectar el parlante, logró generar suficientes interferencias. Así, la otra persona tuvo que cambiarlo de lugar y ubicarlo más lejos del hogar de Roni.

“Definitivamente no es un éxito, pero tampoco una derrota”, decretó el invento, quien prometió publicar el código del dispositivo en estos días.

Cómo es el dispositivo que detecta reggaeton

El invento de Roni está compuesto por piezas electrónicas dentro una caja metálica que asemeja al diseño de un reloj despertador. Cuando se activa muestra en una pantalla el nivel de confianza con el que reconoce el reggaetón y envía las interferencias al parlante.

El propio inventor reconoce que el dispositivo tiene ciertas limitaciones técnicas y éticas, y que no pretende imponer su gusto musical a nadie: “No pude desconectar ningún parlante, pero sí interferir el audio. En cualquier caso, es necesario estar bastante cerca del parlante. O bien contar con una antena potente”.

Por si hace falta aclararlo, el Reggaetón no es un producto comercial, sino un experimento personal que hizo por diversión y por curiosidad.

Fuente: Diario HOY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *